Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Scott Dixon, Alexander Rossi y el resto de los pilotos de la IndyCar estaban en la soleada Florida, poco antes de la llegada de la primavera, listos para comenzar la temporada.

“Nos preparamos. Habíamos tenido el receso tras la campaña anterior. Habíamos hecho todas las pruebas de pretemporada... En cierto modo teníamos toda esa presión acumulada por volver”, rememoró esta semana Dixon, cinco veces campeón de esta serie de automovilismo.

Casi tres meses después, los pilotos se disponen finalmente a disputar su primera carrera de la campaña. Y luego, tendrán que esperar otras cuatro semanas para competir de nuevo.

“Nada ha salido de acuerdo con los planes, en ninguna forma que pueda imaginarse. No pienso que alguien hubiera adivinado que esto iba a pasar, y ciertamente nadie tenía un plan de contingencia para esto. ¿Por qué debía haberlo tenido?”, comentó Rossi el martes. “Pero a fin de cuentas, creo que la serie ha hecho hasta ahora todo lo correcto, y por lo demás, era una situación imposible”.

En vez de recorrer las calles de St. Petersburg para la primera carrera, la IndyCar inaugurará su campaña, postergada por la pandemia, en la pista de milla y media de Texas. El sábado, durante una sola jornada, se aglutinarán las prácticas, la clasificación y la carrera de 200 vueltas.