Tags:

OAXACA.- Un paseo por la historia de México y sus diversas épocas como la prehispánica, colonial, independiente, moderna y contemporánea que se conjugan para brindar un sitio único, tradicional y elegante. Envuélvete de magia entre sus edificios, calles, museos, festividades y las mejores cosas qué hacer en el sur de México.

Parte de sus tesoros son sus construcciones y ruinas precolombinas, así como sus iglesias barrocas con incrustaciones de oro en cada rincón de Oaxaca, que la UNESCO denominó Patrimonio de la Humanidad. Ecoturismo, lagunas maravillosas, exuberantes montañas, zonas arqueológicas, tesoros coloniales, cultura, artesanía, gastronomía, folclor y fiestas, todo en un mismo lugar: Oaxaca.

1- Puerto Escondido

Conocido como la Costa Esmeralda por los tonos de sus cristalinas aguas, en bello contraste con sus playas de arena blanca y fina. En la playa Principal es posible practicar la pesca recreativa y capturar especies como pez vela, dorado, marlín y pez gallo; desde allí, caminando por el sendero peatonal, se puede llegar a la playa Puerto Angelito. La playa Zicatela, con olas que en ocasiones alcanzan hasta los 6 metros de altura, es ideal para la práctica del surfing.

En Puerto Escondido puede degustarse una rica variedad de mariscos y comida regional. Es obligada la visita al andador turístico, donde pueden realizarse variadas compras; en noviembre se presenta el Festival Costeño de la Danza, que expone bailes y tradiciones de la Costa.

2- Hierve el Agua

Llegar a este sitio es arribar al paraíso mismo en la tierra, son unas albercas de formación natural constituidas por cascadas petrificadas de color blanco y de agua templada color turquesa, de unos 200 metros de altura.

Hierve el Agua está en la población de San Isidro Roaguía, en el municipio de San Lorenzo Albarradas, y puedes disfrutarlo en cualquier época del año, aunque una buena temporada es entre junio y agosto con las lluvias, ya que estas aumentan el caudal. También puedes disfrutar del atractivo arqueológico de la zona que permite conocer la historia, pasaje de diversas culturas y antiguos habitantes del área. No te preocupes por dónde comer, ahí hay baños, vestidores, restaurancitos y cabañas para dormir si es necesario.

3- Oaxaca de Juárez

La capital del estado de Oaxaca es una de las ciudades que tiene turismo para todos, pero en especial es un Pueblo Mágico en México en el que la gastronomía es una de sus principales virtudes. Julio es la mejor época para conocer, ya que se celebra la gran fiesta de la Guelaguetza con actividades, exhibiciones de trajes típicos y baile en el Auditorio de la Guelaguetza, sobre el cerro de la ciudad.

El centro histórico se articula en torno al Zócalo. Allí nombre de bares, cafeterías o restaurantes recuerdan el vínculo con España, como reza “El Asador Vasco”, la “Lonja de Valencia” o “El Cantábrico”. Para degustar, prueba el mezcal, café, chocolate, chapulines, tlayudas o tamales.

Si va a visitar la ciudad, reserve uno de los hoteles en Oaxaca de Juárez y disfrute de todo lo que este lugar tiene para ofrecer.

4- Monte Alban

Monte Albán es una resplandeciente montaña, Patrimonio Mundial de la UNESCO, que fue erigida por los antiguos pueblos zapotecas y ofrece unas vistas impresionantes de los alrededores, así como excepcionales ruinas muy bien conservadas. Considerada como la montaña sagrada de la vida, al visitarla no deberías perderte la plaza Principal, las impresionantes escaleras que conducen a la Plataforma Sur y el altar.

Para acceder a la zona de monumentos prehispánicos existe un camino pavimentado desde la ciudad de Oaxaca hasta la entrada del Museo del Sitio, que además cuenta con servicio de cafetería y tienda de artesanías. La mayor parte de los edificios que pueden ser visitados.

5- Cascadas del Chiflón

Convertido en un parque turístico que los amantes del senderismo van a recordar por siempre, pues tiene cinco caminos para llegar a las cinco cascadas hasta la cima. Puedes quedarte en sus cabañas para disfrutar un amanecer único; también hay restaurante para que degustes de platillos típicos de la región o si lo prefieres, pero deberás cargar, puedes ir con tus propios alimentos (hay asaderos en el lugar), bebidas o alguna que otra botana para saciar el hambre.

Muy recomendable animarte a deslizarte por la tirolesa, así podrás ver la cascada principal, “velo de novia”, desde un mejor ángulo, además, el recorrido se divide en dos vueltas para cruzar las cascadas de lado a lado. Ojo, el agua es muy fría.

6- Mazunte

Mazunte es uno de los lugares turísticos en el sur de México más buscados por su gran variedad de especies marinas. Dependiendo la temporada, podrás observar tortugas marinas, ballenas, delfines, y mantarrayas. Pero el atractivo principal de este pueblo mágico son sus hermosas playas y su famoso Festival de Jazz anual.

Mazunte es un santuario para las tortugas y el Museo de la tortuga no sólo se dedica a la conservación de este reptil, también promueve el ecoturismo en la zona. La mejor temporada para ver el desove es de julio a diciembre; se ubica en el kilómetro 10, carretera Puerto Ángel, Mazunte; horario de miércoles a sábado de 10:00 a 16:30 horas y domingo de 10:00 a 14:30 horas.