Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La procuradora General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), Ernestina Godoy, rechazó que el asesinato del joven seminarista Leonardo Avendaño haya sido por motivos personales.

En entrevista tras la presentación del programa “MI C911E/Negocios”, la funcionaria explicó que revisan diversas líneas de investigación, por lo que todavía no pueden precisar los datos sobre el caso del estudiante de la Universidad Intercontinental (UIC).

Refirió que aún no han determinado el lugar donde fue asesinado el joven, si en la casa del sacerdote Francisco Javier “N”, que hasta el momento es señalado como el presunto homicida, o en el paraje del Ajusco, donde finalmente fue localizado.

La procuradora capitalina indicó que esto se debe a que el protocolo de necropsia ofrece un intervalo de dos horas, por lo que “pudo haber sido en cualquiera de los dos lados”.

Asimismo, agregó que aún faltan más imágenes para consolidar el caso, e insistió en que hay muchos indicios en los que trabajan, los cuales ya pusieron a disposición de un juez de control.

En cuanto a la existencia de un segundo conductor que pudo haber participado en el caso de Avendaño dijo: “estamos buscando, estamos viendo (…) puede suponerse (la existencia de un cómplice), pero hasta que estemos seguros les decimos”.

Respecto a la pertenencia del automóvil captado el día de los hechos, Ernestina Godoy abundó que “todavía lo tengo que guardar en sigilo”.

Y es que había revelado que hubo otro vehículo que presuntamente pasó a recoger al sacerdote después de que supuestamente ejecutó el crimen.

De acuerdo con la información que previamente presentó la PGJ, el asesinato de Leonardo Avendaño se realizó en un trayecto de 13 minutos supuestamente por el párroco Francisco Javier “N”, de la iglesia Cristo Salvador.

Detalló que el 12 de junio, el joven seminarista y el sacerdote salieron de la casa parroquial a las 3:15 horas y subieron a la camioneta de Leonardo, en la que se dirigieron a la carretera Picacho-Ajusco, para después trasladarse a un paraje, ubicado en la colonia Héroes de 1910, en la alcaldía Tlalpan.

El agente del Ministerio Público detalló ante el Juez de Ccontrol durante la audiencia de orden de aprehensión que el sacerdote asesinó al estudiante de la UIC en su propio vehículo al comprimir su cuello y luego cubrió su cuerpo con una cobija y una bolsa.

Las indagatorias realizadas por la PGJ capitalina refieren que el párroco y el afectado eran conocidos desde hacía por lo menos una década.

Nuestro trabajo de investigación de la Procuraduría será riguroso, apegado estrictamente a derecho, respetuosa de las garantías, esta dependencia tiene compromiso con la ciudadanía, con la familia, para llevar a cabo todas las diligencias necesarias para llegar a la verdad”,
Ernestina Godoy, procuradora General de Justicia de la Ciudad de México