Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Amanda Escalante, mejor conocida como Amandititita, compositora y cantante de “anarcumbia”, inició su vida artística con la literatura, escribió una novela que nunca lanzó, poco después se adentró en el mundo musical, retomó la escritura con su obra “Trece latas de atún” y tras un descanso de cuatro años regresa con su sencillo “De Ecatepec a Atizapán”.

Amanda Lalena Escalante, hija del músico mexicano Rodrigo González, nació en el estado de Tamaulipas y se mudó a la Ciudad de México a los seis años tras el fallecimiento de su padre.

Luego de una dura infancia en la que vivía a las sombras del fallecido “Rockdrigo”, decidió independizarse y vivir su adolescencia y juventud por cuenta propia.

Desde pequeña Amanda disfrutaba de la literatura, sobre todo del realismo mágico, tenía la idea de ser escritora y en una entrevista con la revista Gatopardo, reveló que terminó una novela que nadie conoce.

Luego de pasar por diversas escuelas, llegó a la conclusión que su gusto por contar historias podía complementarlo con la música, fue entonces que comenzó a escribir letras, que más tarde se convertirían en sus más grandes éxitos al estilo de la “anarcumbia”.

Su primer álbum, “La reina de la anarcumbia”, salió a la luz en 2008, bajo una famosa marca trasnacional, con la que tuvo varias diferencias debido al control que ejercían sobre ella tanto en presentaciones y entrevistas.

Por ello tan sólo un año después de firmar contrato pidió su carta de retiro de una manera muy peculiar (un video en Youtube que se hizo viral).

Una vez que logró liberarse de la disquera sacó su segundo álbum titulado “La descarada”, con el que tuvo que mudarse a la ciudad de Los Ángeles debido a los problemas que le acarreó su casa productora con la prensa y su público.

Durante ese lapso, mientras buscaba la recuperación de aquellos momentos difíciles que vivió con la disquera y las televisoras, conoció al periodista mexicano Alejandro Páez Varela, quien la invitó al proyecto en el que entonces trabajaba, y fue así que se convirtió en la creadora de “Azul Casi Morado”, una videocolumna que se publicaba en el medio digital Sin embargo.

Cuatro años más tarde (2013) vino su tercer placa, “Mala fama”, en la que se incluyen canciones como “Metro Insurgentes” y “Teatro Blanquita” y en la que refleja lo que quiso desde un inicio la cantante, narrar historias urbanas con personajes populares.

Después de este disco la intérprete de “Metrosexual” hizo una pausa en la música, que aprovechó para escribir su primer obra literaria revelada “Trece latas de atún”, en la que manifiesta varios relatos de su diario personal que creó durante años.

Luego de casi un lustro fuera de la industria, Amandititita regresa con el sencillo “De Ecatepec a Atizapán”, que a ritmo de la “anarcumbia” con tintes urbanos describe la travesía que enfrenta el personaje principal para ilustrar de una manera fuera de lo común un amor correspondido a medias.