Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Miranda July no parece tener aficionados a medias. Están aquellos completamente obsesionados con ella, y aquellos que no saben quién es.

Incluso después de películas aclamadas como “Me and You and Everyone We Know” (“Tú, yo y todos los demás”) y “The Future” (“El futuro”), la escritora y directora aún se siente agradecida cuando alguien conoce su trabajo. Por eso tomó nota cuando Dede Gardner, la productora ganadora del Oscar de “Moonlight” (“Luz de luna”) y “12 Years a Slave” (“12 años esclavo”), le escribió una carta “hermosa” y “poética” sobre su novela “The First Bad Man”.

“Esa no es la productora promedio de Hollywood”, dijo July. “Pensé, ‘ah, supongo que cuando termine este guion, será la primera persona a quien se lo envíe’”.

El guion en cuestión era el de “Kajillionaire”, una historia sobre una familia de estafadores en Los Ángeles. Se le ocurrió una mañana cuando, en estado de semiconsciencia, vislumbró tres personajes: dos mujeres de pelo largo y un hombre. Cuidó no volver a dormirse y en vez apuntó la idea.

Pronto Gardner estaba en su casa aceptando hacer la película. Fue, dijo July, la primera vez que no tuvo que pasar nada de tiempo buscando dinero.

Al igual que sus otras cintas, “Kajillionaire” es totalmente sincera, un poco surrealista y discretamente apabullante. Y, claro, completamente original. El filme, que se estrena el viernes en cines selectos, sigue a los estafadores Robert (Richard Jenkins) y Theresa Dyne (Debra Winger) y su hija de 26 años, Old Dolio (Evan Rachel Wood), en su extraña y barata vida en Los Ángeles, donde rebuscan el paisaje urbano para sobrevivir. El deteriorado espacio de oficina que alquilan para dormir queda junto a una fábrica de pompas de jabón que a menudo se cuelan a su casa.

Sus rutinas son trastocadas cuando una joven extrovertida, Melanie (Gina Rodríguez), se une a su raro clan.