FOTO: Especial
FOTO: Especial
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La primera vez que Cassandra Sánchez-Navarro leyó Cindy la regia, cómic creado por Ricardo Cucamonga, fue hace cuatro años, cuando una amiga suya le comentó que estaba en planeación una versión fílmica live action de la historieta; “eso me hizo buscarla y me enamoró: encontré en ella una mujer franca y honesta, a veces demasiado, que sabe burlarse de ella misma”, contó a La Razón.

Ahora le da vida en la cinta dirigida por Catalina Aguilar Mastretta y Santiago Limón, que estrena hoy y que relata cómo la niña fresa originaria de San Pedro Garza García (el municipio más rico del país y que forma parte del área metropolitana de Monterrey) huye y sobrevive en la caótica Ciudad de México, tras rechazar la propuesta de matrimonio que le hizo el “partidazo” de su novio.

Cindy es mucho más inteligente de lo que ella cree y está muy cómoda en la burbuja en la que vive. Pero, cuando ésta se rompe, se da cuenta de que realmente no sabe qué es lo que quiere. Y cuando llega a la capital, su experiencia ahí la hace ver que es una luchona, guerrera, que nada la detiene y que es una mujer con muchísimas ganas de descubrirse a sí misma y al mundo”,
Cassandra Sánchez-Navarro, actriz

Sánchez-Navarro, originaria de la CDMX, recordó que en el casting compitió contra más de 200 chicas “con un acento regio maravilloso”, y consideró que ella fue la elegida para quedarse con el papel debido a que nunca juzgó al personaje: “¡Ni siquiera sabía que era regia! Para mí ella no era una historieta ni una burla, sino que la vi como lo que es: una mujer confundida en este viaje llamado vida y que se dio cuenta de que quería algo más”.

El mensaje de la película es que debes encontrar tu propia voz, no dejar que la sociedad, tus amigos o familia te dicten qué es lo que necesitas o deberías de hacer; y ver todo el mundo por lo que es”
Cassandra Sánchez-Navarro, actriz

Tras ello, confesó, tomó clases para poder lograr la peculiar forma de hablar de la capital de Nuevo León y fue a dicha ciudad para familiarizarse con “todo lo que puede ver y conocer una regia: estando allá supe qué era San Pedro Garza García, la carne asada, la corredora y el Cerro de Chipinque”.

Y, posteriormente, el día de la lectura del guion, conoció a Ricardo Cucamonga, con quien a la fecha mantiene un estrecho lazo similar al que existe entre padre e hija: “fue muy mágico, porque me volteó a ver y me dijo:’ así te imaginaba, Cindy’; de ahí para acá se ha convertido como en un papá que me protege y me adora. Y cuando terminó la premier en Monterrey (el pasado 8 de enero) nos abrazamos los dos con un amor y gran agradecimiento el uno por el otro”, recordó emotiva.

Respecto a su experiencia en la Sultana del Norte, Sánchez-Navarro relató que creyó que los espectadores “me iban a hacer pedazos: alguien que no es de ahí va y hace algo que es sobre ellos, y además cuando conocen bien el personaje… pero fue al revés: las salas estuvieron llenas y los cines se caían de las risas, porque Cindy no se burla de ellos sino los celebra y exalta”.

Por ello aseguró que todo aquel que vea la película se va a sentir identificado con su interpretación: “muchos hemos vivido una situación donde se nos rompe nuestra burbuja, como entrar a un trabajo o colegio nuevo, o ir a una cena donde hay 15 personas a las que no conoces… y se trata de salir de la zona de confort y confiar en que va ha haber cosas diferentes, que te van a ayudar a aprender quién eres, qué te gusta y qué no”, remató la actriz.