Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Tenía apenas 26 años, estaba por terminar la carrera de contabilidad, no tenía vicios y sí una meta de convertirse en una gran estrella de la lucha libre, pero el destino le jugó una mala broma al Príncipe Aéreo, gladiador que falleció la noche del sábado tras desvanecerse en una función celebrada en la Arena San Juan Pantitlán.

Si bien en principio se comentó que había muerto en el cuadrilátero, se confirmó que Luis Ángel Salazar, la persona dentro del personaje, fue trasladado al hospital Torre Médica Santa Anita, en donde ya nada se pudo hacer para salvarle la vida. La causa, un infarto.

En entrevista que dio hace un mes al canal de Youtube Máximos en el Deporte, describió que inició su carrera desde pequeño, esto al enamorarse de las figuras del Consejo Mundial de Lucha Libre y de la Triple A, aunque fue hasta 2015 cuando logró obtener su licencia de luchador.

Se llamaba Guerrero Celestial, aunque uno de sus amigos le comentó que sería mejor cambiar su nombre por el estilo que manejaba, por lo que de fortuna llegó al nombre de Príncipe Aérero, el cual lo llevó a sitios importantes en el circuido independiente.