Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El club argentino de futbol River Plate fue incapaz de aprovechar su condición de local y un penal a favor sobre la hora, para conformarse con el empate sin goles ante Cruzeiro de Brasil, en la ida de octavos de final de la Copa Libertadores de América 2019.

El juego de vuelta se llevará a cabo el martes 30 de julio en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, en el que las “gallinas” requieren del triunfo o el empate a partir de un gol para seguir en la defensa de su título; los de Minas Gerais requieren de la victoria.

Juego en el que el equipo “millonario” fue el que llevó el peso del mismo, consciente de la obligación que tenían por estar en casa y de sacar una ventaja importante.

Los brasileños también sabían bien lo que significaría el no recibir gol y no perder, ya que eso les permite llegar con cierta ventaja para el juego de la próxima semana en Belo Horizonte.

Dicha situación provocó que el juego se inclinara prácticamente del lado del conjunto local, que aunque tuvo más tiempo el esférico sufrió para reflejarlo en el marcador durante los primeros 45 minutos.

Para el complemento la tónica fue la misma, con un cuadro de Marcelo Gallardo que convirtió en figura al portero Fábio, quien en más de una ocasión salvó su meta.

El conjunto de la capital argentina peleó hasta el final y cerca estuvo de tener su recompensa cuando el silbante chileno Julio Bascuñán decretara como penal una falta sobre Lucas Pratto, acción que revisó en el Video Asistente Arbitral (VAR).

Matías Suárez fue el encargado de cobrar desde los “once pasos”, pero quiso cobrarlo con tanta exactitud que lo puso por encima del travesaño, para así decretar la paridad.

El arbitraje estuvo a cargo del chileno Julio Bascuñán, quien tuvo una labor aceptable. Amonestó a Nicolás de la Cruz, Exequiel Palacios y a Julián Álvarez por los de casa; Léo y David Correa vieron cartón preventivo por la visita.