Foto: Captura.
Foto: Captura.

INGLATERRA.- Se disputaba la fecha 11 de la temporada 1970/1971 que finalmente se adjudicó el Arsenal. ¿El partido? Coventry City-Everton.

¿El escenario? El estadio St. Andrew’s de Midlands Occidentales. ¿El resultado? 3-1 a favor del dueño de casa, que sacó provecho de una particular ejecución de tiro libre en los pies de Ernie Hunt. Se cumplen 50 años de una original forma de manejar una falta que obligó a modificar los reglamentos de fútbol.

La jugada que fue bautizada como Donkey Kick (patada de burro) consistió en levantar el balón con una especie de lambretta, marca registrada de Neymar entre otras figuras del fútbol moderno, para que el ejecutor tuviera mejor ángulo de disparo frente a la barrera. Es un estilo muy utilizado en el fútbol playa, no solamente en los tiros libres sino también en los saques iniciales.

En aquel momento la BBC lo calificó como el mejor gol de esa temporada pero las autoridades del fútbol inglés se decidieron a revisar esa maniobra de cara al año siguiente. Entendieron que era una manera de sacar ventaja y rompía con la naturaleza del juego y directamente prohibieron esta ejecución para el futuro. Coventry la ensayó y facturó, aunque sólo por esa campaña.

Hasta la actualidad los reglamentos del fútbol profesional siguieron mutando. Incluso la pandemia del coronavirus invitó a una última revisión por la cantidad de cambios en los encuentros (pasaron de ser tres a cinco empleando solamente tres tiempos en total). Ya no es necesario que dos futbolistas acudan a la mitad de cancha para el saque inicial, el bote a tierra ya no tiene disputa de balón entre jugadores rivales, si el balón rebota en el árbitro se detendrá el juego y, respecto a los tiros libres, se informó: