AP Foto/Evan Vucci
AP Foto/Evan Vucci
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Por medio de una serie de órdenes ejecutivas, el presidente Joe Biden dejó en claro el jueves que el combate de la nación contra el COVID-19 se encuentra bajo nueva administración, y que exigirá progreso para reducir los contagios y poner fin al asedio que los estadounidenses han soportado por cerca de un año.

Con las 10 órdenes firmadas por Biden se pretende dar inicio a una estrategia nacional contra el COVID-19 a través de un aumento en la vacunación y en la realización de pruebas diagnósticas, creando las bases para la reapertura de escuelas y negocios. También incrementa el uso de mascarillas, incluyendo la obligación de usarla durante los viajes. Una directriz aborda la inequidad en cuanto a atención médica para comunidades minoritarias asoladas por el virus.

“No caímos en este desastre de la noche a la mañana, y tomará meses cambiar la situación”, advirtió Biden. “Pese a las mejores intenciones, vamos a enfrentar reveses“.

A una nación que espera que se tomen medidas, permítanme dejar algo ¡La ayuda va en camino!
Joe Biden

El nuevo presidente ha prometido tomar medidas mucho más agresivas para frenar el virus de las que tomó su predecesor, iniciando con un estricto apego a las normas de salud pública. Biden enfrenta grandes obstáculos, ya que el virus se está propagando en la mayoría de los estados, la campaña de vacunación es lenta y existe incertidumbre política sobre si los legisladores republicanos estarán dispuestos a aprobar un paquete de rescate económico de 1,9 billones de dólares.

“Debemos pedir al común de los estadounidenses que cumplan con su deber”, dijo Jeff Zients, el funcionario de la Casa Blanca que dirige la respuesta nacional. “Para derrotar el virus se requiere de un esfuerzo nacional coordinado”.

“Estamos entrando en lo que bien pudiera ser el período más difícil y mortífero del virus”, dijo antes de pedir un minuto de silencio en memoria de los más de 400.000 muertos de COVID-19 en Estados Unidos.