Tags:

ARGENTINA.- La persiana baja del local de ropa de Romeo Mendoza es una de las muchas en un barrio que hace apenas cuatro meses era el más comercial de Buenos Aires.

Tres días atrás, Mendoza mantenía únicamente semiabierta una pequeña apertura de la cortina metálica, esperanzado que al menos un cliente quisiera entrar. Era una de sus últimas oportunidades para vender alguna de las bufandas con los escudos de los clubes de futbol más populares de Argentina antes del reforzamiento de la cuarentena que le obligará a cerrar.

“Está bien que el gobierno tenga que tomar medidas contra la pandemia, pero no se pone a pensar en los comerciantes, que nos friega (perjudica), no podemos pagar el alquiler”, dijo el desesperanzado hombre a The Associated Press mientras asomaba la cabeza por la portezuela. Sobre la persiana de su negocio se podía ver una imagen del rostro de Jesucristo pintada y por encima la leyenda “Buscado”.

Mendoza sostuvo que sus ventas se han derrumbado casi 100% desde que el 20 de marzo comenzó la cuarentena que ha frenado la actividad y agudizado la crisis económica en el país. Teme que este año su negocio cierre “para siempre”.