AP Photo/Maya Alleruzzo
AP Photo/Maya Alleruzzo
Tags:

JERUSALÉN.- Si bien la pandemia del coronavirus ha ahuyentado a los turistas en la antigua ciudadela de Jerusalén, también ha creado una inusual oportunidad para iniciar un masivo proyecto de restauración.

Al mismo tiempo, arqueólogos israelíes están estudiando el pasado medieval de la estructura con la esperanza de aprender más sobre lo que ocurrió en la ciudad santa durante las Cruzadas.

La Torre de David, fortaleza icónica de la Ciudad Antigua, tiene trozos de sucesivos baluartes construidos uno encima del otro desde hace más de 2.500 años. Durante siglos, peregrinos, conquistadores y turistas han pasado debajo de las torres, por la Puerta de Jaffa.

El proyecto de restauración es patrocinado por el Museo de la Torre de David, la Fundación Clore Israel, el Ministerio de Turismo de Israel y la municipalidad de Jerusalén, a un costo de 40 millones de dólares.

La idea es preservar el lugar e impulsar el funcionamiento del museo, una generación después de su apertura al público en 1989.

Más de medio millón de turistas visitaron la ciudadela en 2019, convirtiéndola en una de las atracciones turísticas Más populares de la ciudad. Pero tras el estallido de la pandemia en marzo, Israel cerró sus fronteras y la concurrencia ha caído casi a cero.