Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Cuando la profesora de ciencia Diana Allen decidió enseñar a sus alumnos acerca del cambio climático, un tema que nunca había estudiado en la escuela, se llevó una sorpresa: Buena parte del material educativo que encontraba en la internet era basura.

“Es un tema difícil”, expresó Allen, quien enseña en la escuela secundaria Sanford Junior High School, al sur del estado de Maine. “Hay portales bien engañosos. Tienes que ser un experto para darte cuenta si dicen la verdad o no”.

Hay bastante material generado por sectores que ponen en duda el cambio climático, por la industria petrolera o que tienen información vieja o discutible. La red Climate Literacy and Energy Awareness Network, financiada por el gobierno, revisó más de 30.000 sitios en la web y determinó que solo 700 podían ser usados en las escuelas.

“Hay mucha información errada, vieja, engañosa o que no tiene sustento científico, que no es confiable en el plano técnico”, afirmó Frank Niepold, coordinador de educación climática de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

El Heartland Institute, organización de Illinois que no cree en el cambio climático, envió en el 2017 a miles de profesores copias de un libro llamado "Why Scientists Disagree About Global Warming" (Por qué los científicos no están de acuerdo con el calentamiento global). El libro, atribuido a un Panel Internacional No Gubernamental de Cambio Climático, tergiversa el consenso casi universal de que el cambio climático es real y causado por el hombre.

Otra fuente, el Instituto Fraser de Canadá, ofrece planes de estudio según los cuales los científicos han hecho un uso selectivo de la información disponible y el que las emisiones de dióxido de carbono causadas por el hombre estén contribuyendo al cambio climático es algo debatible.