Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Los casos de coronavirus van al alza en Europa y en muchos lugares de Estados Unidos, pero las respuestas que han adoptado sus gobiernos son completamente diferentes: Las autoridades de Irlanda, Francia y otras regiones europeas están imponiendo toques de queda y restringiendo las reuniones, mientras que los gobernadores estadounidenses se resisten a ordenar el uso de mascarillas o a implementar medidas más agresivas.

Los profundos contrastes en las gestiones para contener los contagios se dan en medio de brotes en ambos lados del Atlántico que activan alarmas similares, como el decreciente número de camas de hospital disponibles y el aumento en la tasa de mortalidad.

Los gobernadores de estados como Tennessee, Oklahoma, Nebraska y Dakota del Norte han recibido exhortos de médicos y funcionarios de salud pública para ordenar el uso de mascarillas.

En Utah, el repunte de casos desde que las escuelas reabrieron ha creado una dinámica que el gobernador Gary Herbert ha calificado como “insostenible”.

Pero las escuelas siguen dando clases, y Herbert, quien ha sido presionado por residentes que se oponen al uso de mascarillas, se ha resistido a implementar un mandato a nivel estatal. En lugar de eso, la semana pasada anunció que se requerirían únicamente en los seis condados con las tasas de infección más altas, mientras que los demás establecerían sus propias reglas. En tanto, muchos hospitales están llegando a un punto de quiebre.