Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Donald Trump y Joe Biden se pelean intensamente el voto hispano de la Florida, que podría inclinar la balanza en un estado clave en los comicios del 3 de noviembre.

Pero en este estado tan codiciado de casi 10 millones de votantes, que a menudo se decide por márgenes muy pequeños y donde se pronostica una reñida contienda, otras comunidades también tienen posibilidades de inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Sobre todo los caribeños de raza negra que viven en el condado de Broward. Los votantes de este bastión demócrata quieren sacar a Trump de la Casa Blanca y, más que eso, apoyan a Kamala Harris, la compañera de fórmula de Biden, quien es hija de un jamaiquino.

“El hecho de que tenga ese linaje hará que muchos jamaiquinos voten, incluso algunos que tal vez no pensaban hacerlo”, expresó Antoinette Henry, directora de relaciones corporativas del Dutch Pot Jamaican Restaurant, una cadena de restaurantes del sur de la Florida. “Parte de Jamaica ocupará la Casa Blanca”.

Broward, donde se encuentra Fort Lauderdale, es el condado con la comunidad jamaiquina más grande de Estados Unidos. En la Florida viven más de 974 mil personas de las Indias Occidentales, incluidos más de 300 mil jamaiquinos y más de 530 mil haitianos, según cifras del censo.

Un cálculo conservador indica que hay unos 91 mil votantes jamaiquinos en la Florida, probablemente más, ya que muchos no mencionan a Jamaica como su país de origen. Y habría unos 115 mil votantes haitianos.

Laura Uribe, quien está sacando un doctorado de ciencias políticas en la Universidad de California de San Diego, ha estudiado de cerca cinco grupos de inmigrantes del condado de Broward. Dice que el 77% de los votantes de origen jamaiquino son demócratas y el 3% republicanos. El restante 20% no tiene afiliación política. En las últimas elecciones presidenciales votaron el 78% de los jamaiquinos. La participación total en el condado fue del 66%.

Entre octubre del 2016 y septiembre del 2018 se nacionalizaron más jamaiquinos que venezolanos, un bloque que los republicanos cortejan mucho, de acuerdo con los datos más recientes del Departamento de Seguridad Nacional.

Los caribeños de la zona toman nota de que la directora de la campaña de Harris es Karine Jean-Pierre, hija de haitianos nacida en Martinique, y que una de las principales asesoras de Biden es Karen Andrade, hija de haitianos nacida en Nueva York y criada en la Florida.

La campaña de Biden y Harris tiene publicidad en estaciones creole haitianas y en publicaciones caribeñas. Sus avisos destacan las propuestas para ayudar a los negocios de personas de raza negra. Una publicidad para los caribeños de habla inglesa alude a Harris como a “nuestra hermana jamaiquina”.

Durante una escala en la Florida Harris pasó por un restaurante venezolano y luego se dirigió a la universidad de Miami Gardens, donde se reunió con líderes de raza negra, incluidos algunos descendientes de bahameños, como la representante Frederica Wilson y el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Miami-Dade Eric Knowles.