Tags:

PERÚ.- Keiko Fujimori, la otrora poderosa líder de la oposición parlamentaria peruana y excandidata presidencial, salió de prisión el viernes en medio de vítores de sus simpatizantes y las críticas de muchos peruanos que ven en su liberación una muestra más de la impunidad que suelen disfrutar los políticos acusados de corrupción.

Bajo la aclamación de sus seguidores, que portaban banderas partidistas y globos color naranja, Keiko abandonó sonriente el anexo de mujeres de la cárcel de Chorrillos en Lima, un reclusorio que también alberga a criminales comunes.

El arresto ha sido el momento “más doloroso de mi vida”, dijo Fujimori.

“Por eso lo primero que quiero hacer al dar un paso aquí en la calle es dar gracias a Dios por haberme dado fuerzas para resistir”, agregó Keiko a la prensa a las puertas del penal.

Los seguidores de Keiko hicieron un corredor para que su esposo, que acampaba frente al penal, caminase a la puerta donde ella salió, portando un ramo de rosas rojas y globos en forma de corazón.

Desde el 13 de noviembre, Mark Villanella realizaba una huelga de hambre fuera de la cárcel en demanda de un proceso imparcial para su esposa. Ambos, al reencontrarse en la calle, se fundieron en un largo abrazo.

Decenas de policías antimotines fueron desplegados en el lugar.