Tags:

VATICANO.- El papa culpó a “esta señora llamada COVID” por obligarlo a volver a mantener la distancia con los fieles durante su audiencia general semanal, que fue mucho más reducida de lo habitual por el aumento de los contagios de coronavirus en Italia.

Francisco volvió a aparecer sin mascarilla, incluso al saludar a unos pocos sacerdotes, que tampoco la llevaban, al final del acto. Aunque los prelados sí llevaron cubrebocas durante la hora que duró la audiencia, se lo quitaron cuando hicieron fila para estrechar la mano del pontífice y hablar brevemente con él.

Augusto Zampini, miembro clave de la comisión de respuesta al COVID-19 creada por el papa, reconoció el martes que a sus 83 años y sin parte de un pulmón por una enfermedad en su juventud, Francisco tendría mucho riesgo de padecer complicaciones si se contagiase. El funcionario vaticano dijo que esperaba que usase mascarilla al saludar a la gente en la audiencia general.

El pontífice ha sido visto con mascarilla en público en solo dos ocasiones: el 9 de septiembre a su entrada y salida de la audiencia general, y la semana, pasada durante un servicio interreligioso de dos horas en el centro de Roma.

Al inicio de su audiencia semanal, Francisco volvió a disculparse por no poder bajar a saludar a los fieles, apuntando que eso crearía una multitud a su alrededor.