Tags:

CANADÁ.- Un hombre disfrazado de policía baleó a la gente en sus casas y desató incendios en una masacre en la provincia de Nueva Escocia que dejó 16 muertos, el ataque más letal de este tipo en la historia de Canadá. El sospechoso también murió, informaron el domingo las autoridades.

Entre los muertos hay una agente de policía. Varios cuerpos fueron localizados dentro y fuera de una residencia en la pequeña comunidad rural de Portapique, ubicada 100 kilómetros (60 millas) al norte de Halifax, en lo que la policía dijo fue la primera escena del crimen. También se localizaron cadáveres en otras localidades.

Durante la noche, la policía comenzó a recomendar a los residentes del pueblo, que ya cumplían órdenes de confinamiento por la pandemia de coronavirus, que cerraran sus puertas con llave y permanecieran en sus sótanos. También se reportaron incendios en varias casas de la zona.

La policía dijo que la persona que creen es la responsable de los ataques se llama Gabriel Wortman, de 51 años, y se cree que vivía en Portapique parte de su tiempo. Las autoridades señalaron que en un momento dado utilizó un uniforme de policía y adaptó su vehículo para que pareciera una patrulla de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus iniciales en inglés).

En un principio la policía anunció que había arrestado a Wortman en una gasolinera de Enfield, a las afueras de Halifax, pero más tarde informó de su muerte. Se desconoce la causa, y las autoridades no comentaron al respecto.