Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Una pandemia que obligue a todo el mundo a quedarse en casa podría ser la oportunidad perfecta para los servicios de comestibles online. En la práctica, han tenido problemas para asimilar el aumento de pedidos, exponiendo su limitada capacidad para responder a un repunte de la demanda sin precedentes.

Luego de que las compras por pánico dejaron las baldas vacías de productos básicos como pasta, comida enlatada y papel higiénico, muchos compradores descubrieron rápidamente que encontrar turno para la entrega de las compras realizadas online era también prácticamente imposible.

“Preparar una comida es un desafío cada vez es más grande”, dijo Paul Smyth, un ingeniero de software que vive cerca de Manchester, Inglaterra, donde la industria de comestibles online está especialmente avanzada. Desde hace años, es cliente del supermercado británico Ocado, que solo opera en internet, pero no ha sido capaz de encontrar un hueco desde que recibió su última compra hace dos semanas.

El problema para muchos servicios de entrega es aumentar el personal que recoge los productos en las tiendas y los reparte. Pero para Ocado, un servicio pionero que depende de almacenes robotizados, aumentar significativamente los servicios supondría una gran inversión en maquinaria y almacenes, que llegaría tarde para enfrentar el alza de la demanda.

Smyth dijo que está empezando a quedarse sin carne y comida congelada, pero quiere evitar ir al supermercado físico porque teme que su asma, diabetes y presión alta sean factores de riesgo si contrae el nuevo coronavirus.

“No entraré en pánico por una semana más, pero si tengo que esperar otras dos semanas por un turno de entrega va a estar muy justo”, señaló.