Foto: Twitter
Foto: Twitter

ESTADOS UNIDOS.- La ciudad de Miami suspendió el miércoles a un capitán de policía hispano que recibió duras críticas al asegurar públicamente que era de raza negra mientras disputaba acusaciones de que se había burlado de negros.

La filial de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP por sus iniciales en inglés) en el condado de Miami-Dade exigió a inicios de semana la renuncia del capitán de policía Javier Ortiz, y dijo que estaba sumamente preocupada por los comentarios del agente durante una reunión en una comisión de la ciudad la semana pasada. El miércoles, el portavoz de la policía de Miami Michael Vega dijo que Ortiz fue suspendido hasta que se complete una investigación. Vega no especificó cuánto tiempo duraría ni sobre qué base se llevará a cabo la pesquisa.

En la reunión del viernes, miembros de la asociación de policías negros de Miami expresaron sus quejas sobre discriminación al interior del departamento, mencionando al capitán Ortiz por su nombre.

A Ortiz se le dio la oportunidad de subir al estrado y sorprendió a los funcionarios, incluyendo al presidente del organismo Keon Hardemon, al decir que no era hispano, sino negro.

“Soy un hombre negro. Lo soy. No soy hispano. Nací en este país”, dijo Ortiz. “Ustedes no saben de la composición de mi raza o mi etnicidad. No saben nada de mí”.

Ortiz dijo que tenía ancestros negros en su familia y citó la “regla de una gota” al justificar su identidad. Una clasificación de la era de Jim Crow, otrora utilizada en algunos estados del sur del país, afirma que alguien es negro si tenía un ancestro negro, incluso si fue hace muchos, muchos años.