Tags:

INGLATERRA.- Un tribunal escocés dio el miércoles otro golpe a los planes del primer ministro Boris Johnson sobre el Brexit, al fallar que la decisión de suspender el Parlamento menos de dos meses antes de que Gran Bretaña salga de la Unión Europea era un intento ilegal de evitar el escrutinio democrático.

El gobierno afirmó inmediatamente que apelaría, justo cuando la oposición política le exige a Johnson que revoque la suspensión y permita a los legisladores regresar al Parlamento.

El fallo de la corte agravó el estancamiento político que vive Gran Bretaña cuando faltan apenas 50 días para el Brexit. Johnson insiste en que el país debe abandonar la Unión Europea el 31 de octubre, con o sin un acuerdo que suavice su salida, pero muchos legisladores temen que esa partida sin acuerdo, llamada Brexit "duro", tenga un efecto devastador para la economía británica y están decididos a detener al primer ministro.

Los legisladores recibieron un nuevo impulso en su posición el miércoles en la tarde cuando el gobierno cedió a su exigencia y publicó un documento secreto que esboza el posible impacto de dejar la UE sin un acuerdo de divorcio. Entre las consecuencias esperadas hay retrasos de fletes, escasez de algunos alimentos frescos, fuertes alteraciones en los viajes y posibles disturbios.

Horas antes, los jueces del Alto Tribunal de Escocia, en Edimburgo, emitieron un fallo sorpresivo en el que dijeron que la medida del gobierno era ilegal "porque tenía el propósito de bloquear al Parlamento".