Tags:

CANADÁ.- El comisionado de ética de Canadá dijo el miércoles que el primer ministro canadiense Justin Trudeau presionó indebidamente a la entonces procuradora general para que desistiera de acusar penalmente a una empresa, un anuncio que podría obstaculizar sus posibilidades de reelegirse.

El informe se publicó cuando está por comenzar oficialmente la campaña para la elección general del 21 de octubre, y amenaza con reavivar un escándalo que sacudió al gobierno hace unos meses, provocando que cayera en los sondeos de popularidad.

El comisionado de ética Mario Dion dijo que los intentos de Trudeau de ejercer influencia sobre la entonces procuradora y ministra de justicia, Jody Wilson-Raybould, violaron el principio constitucional de independencia de la fiscalía.

“El primer ministro, directamente y a través de sus altos funcionarios, utilizó varios medios para ejercer influencia sobre la señorita Wilson-Raybould”, escribió Dion.

“La autoridad del primer ministro y su oficina fue utilizada para eludir, socavar y, a la larga, intentar desacreditar la decisión del director de enjuiciamientos públicos, así como la autoridad de la señorita Wilson-Raybould”.

Trudeau dijo en una conferencia de prensa que se hace totalmente responsable “de todo”, pero que no puede “pedir disculpas por defender los empleos canadienses”.