Tags:

ESTADOS UNIDOS.- En un año electoral como ningún otro, el primer debate entre el presidente Donald Trump y su contrincante demócrata, Joe Biden, podría ser un momento fundamental en una contienda que ha permanecido prácticamente inalterada por meses.

El debate previsto para el martes por la noche ofrecerá una enorme plataforma a Trump y a Biden para que expongan sus visiones completamente diferentes para un país que enfrenta varias crisis, como protestas contra la injusticia racial y una pandemia que ha provocado la muerte de más de 200.000 estadounidenses y millones de despidos.

La emergencia de salud ha trastocado los elementos habituales de una campaña presidencial, dando una mayor importancia al debate. Pero en medio de una intensa polarización política, quedan pocos votantes indecisos, lo que plantea interrogantes sobre cómo, o si, el debate podría dar forma a una contienda que ha estado definida por su acritud y, al menos hasta ahora, por su estabilidad.

Biden se subirá al escenario en Cleveland con la ventaja en las encuestas, que es significativa en los sondeos nacionales aunque más cerrada en estados no definidos, pero enfrentando cuestionamientos sobre su turno en el centro de atención, particularmente considerando los ataques de Trump.