Tags:

ARGENTINA.- Las víctimas de abusos sexuales cometidos por dos sacerdotes católicos que recibieron la condena más severa por este delito en la historia judicial de Argentina denunciarán al Vaticano por encubrimiento.

Los damnificados viajan el viernes a Ginebra para presentarse ante el Comité contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño a fin de ratificar que la Santa Sede “tenía conocimiento de los sucesos ocurridos con anterioridad al inicio de las investigaciones penales y nada hicieron para evitar los abusos”, según un comunicado de las distintas organizaciones que asisten a las víctimas, entre ellas la estadounidense Bishop Accountability.

Los abusos se cometieron en el Instituto Antonio Próvolo para niños sordos y con problemas de audición de Mendoza, unos 1.000 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Un tribunal argentino condenó a fines de noviembre pasado al sacerdote italiano Nicola Corradi a 42 años de prisión y al cura argentino Horacio Corbacho, a 45 años, por 20 hechos de abusos y violaciones sufridos entre 2005 y 2016 por una decena de alumnos del Próvolo, entonces menores de edad. Fueron las penas más severas contra clérigos por abuso en Argentina.

Tres exalumnos cuyos testimonios fueron vitales para el juicio se presentarán en Ginebra ante funcionarios de la ONU y luego viajarán a Roma para entrevistarse con otras víctimas de abuso.

El abogado Sergio Salinas, vicepresidente de la organización “Xumek” para la promoción y protección de los derechos humanos de Mendoza, que fue querellante en el juicio, dijo a The Associated Press que “hemos avisado al Papa de que vamos a estar ahí por si quiere reunirse con nosotros”.

Hasta ahora Francisco no ha realizado comentarios públicos sobre las denuncias de abusos en el Próvolo que estallaron en 2016, no se ha reunido con las víctimas e ignoró las advertencias sobre el sacerdote italiano condenado.