Foto: Facebook Alejandro Rojas Díaz Durán
Foto: Facebook Alejandro Rojas Díaz Durán
Tags:

Él excoordinador de asesores en el Senado de la República y aspirante a la Dirigencia Nacional de MORENA, Alejandro Rojas Díaz Durán , denunció en conferencia de prensa que una camarilla facciosa representada por Yeidkol Polevnky, Secretaria General con funciones de Presidenta, viola flagrantemente los estatus, lo que ha provocado un total divisionismo al interior del Instituto Político. "Un pequeño grupo de ideología maoísta-troskysta, revolucionario y violento, así como su muy radical, e intolerante secretariado, controla hoy al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)", aseveró Alejandro Rojas Díaz Durán.

Incluso, aseguró que llegan a decir que ellos se encargarán de expandir el bolivianismo madurista en México.

Rojas Díaz Durán, quien desde la semana pasada inició un recorrido por todo el país con el objetivo de construir una candidatura para contender por la presidencia nacional de Morena, expuso que esa organización es un movimiento político y social que todavía no es un partido constituido con estructura en todo el país.

En ese sentido mencionó que el riesgo es que “esa camarilla”, “enquistada ahí” con una visión autoritaria y retrograda, y “con tufo estalinista”, quiere imponer un modelo político y económico que ni siquiera es de México.

Con infromación de El Economista/Diego Badillo

El también exsecretario de Turismo del gobierno del Distrito Federal durante la administración de Marcelo Ebrard expuso que entre los principales operadores de ese grupo se encuentra el presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia del partido, Héctor Díaz Polanco, quién, dijo, salió huyendo de la República Dominicana por sus ideas políticas.

Reiteró que México no necesita a un partido Morena monocromático, intolerante, fanático, que tiene como ejemplo a regímenes autoritarios de Cuba, Corea del Norte y Venezuela.

En ese sentido, señaló que Polevnsky y su grupo quieren desviar esos “ríos” de Morena, hacia una fosa donde el agua se estanca y se pudre.

Ellos quieren impedir la libre expresión, violando incluso las garantías constitucionales a las que tienen derecho, gente que no está de acuerdo con la forma en que se está conduciendo el partido.

Mencionó que si bien los morenistas pueden “decirle de todo a todos y sin medida” no lo pueden hacer hacia su grupo dirigente.