Tags:

GUANAJUATO.- La casa que funcionaba como centro de rehabilitación en el estado de Guanajuato, al centro de México, donde fueron asesinadas al menos 24 personas y otras siete resultaron heridas amaneció el jueves sin resguardo ni seguridad alguna mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador pedía cambios en la impartición de justicia local y que se investigue si hay complicidad entre autoridades y criminales.

Hay que hacer cambios porque así lo exigen las circunstancias para resolver el tema de Guanajuato. Creció mucho el problema, lo dejaron crecer y hay que ver si no hay contubernio, es decir, asociación delictuosa entre delincuencia y autoridad
Andrés Manuel López Obrador

El miércoles desconocidos llegaron a la vivienda y acribillaron a los hombres que estaban en su interior. El centro, que según las autoridades no tenía licencia, era una casa de dos plantas, con patio amplio y una ventana parcialmente tapiada con ladrillos, ubicada en una zona nueva con calles sin pavimentar de las afueras de ciudad de Irapuato, una localidad industrial del centro del país.

Según los datos del presidente, Guanajuato se mantiene como el estado con más homicidios del país. El miércoles se cometieron en esta entidad el 36% de todos los asesinatos, 33 en total, aunque López Obrador no aclaró si todos estaban relacionados con el ataque al centro de rehabilitación.

Guanajuato es escenario de una sangrienta lucha territorial entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y un grupo delictivo local.