CIUDAD DE MÉXICO.- Como solía ocurrir hasta el sexenio pasado, un grupo de escoltas mexicanos ha resguardado al expresidente de Bolivia, Evo Morales, en sus traslados y los actos públicos que tuvo este 13 de noviembre. Por su imagen, despliegue y accionar, expertos y medios señalan que esto representa en los hechos el regreso del Estado Mayor Presidencial a la actividad.

Fue evidente su presencia cuando el exmandatario sudamericano salió del Museo de Ciudad de México en la avenida Pino Suárez en el Centro Histórico donde ofreció una conferencia de prensa. Al menos 7 escoltas lo rodearon en formación “diamante” desde que abandonó el recinto hasta que subió a una camioneta; no permitieron que ciudadanos o simpatizantes se le acercaran.

De igual manera fue notorio que se le asignó un convoy de camionetas tipo Suburban para sus traslados; una donde viajaba, otra que encabezaba la fila y otras dos que lo seguían. En el video revelado por la periodista Azucena Uresti es evidente que no importó cortar por un momento la circulación en la vialidad para que Evo Morales abordara su vehículo y luego se movilizara todo el contingente.

Información PolíticoMx.