ESTADOS UNIDOS.- Con una presión asfixiante al frente y una gran cobertura en la secundaria, la dominante defensa de los 49ers de San Francisco obligó a que Aaron Rodgers tuviera el encuentro más deficiente de su carrera.

Lograr un éxito similar ante el quarterback más emocionante de la NFL será un reto mayor. Los 49ers (10-1) viajan a Baltimore el domingo para enfrentar a Lamar Jackson y a los Ravens (9-2).

Jackson es considerado el favorito para conquistar el premio al Jugador Más Valioso de la campaña, tras aportar 30 touchdowns, tanto por tierra como por aire. Su contribución es clave para que Baltimore promedie más de 40 puntos por encuentro en sus últimos cinco compromisos.

“El chico se lo merece. Juega bien al fútbol” americano, dijo el cornerback de San Francisco, Richard Sherman, acerca de los elogios que recibe el mariscal de campo. “Este chico es dinámico. Se está adueñando de la liga”.

San Francisco tiene una de las mejores defensivas de la NFL en esta temporada, lo cual quedó claro con la paliza de la semana pasada por 37-8 a Green Bay. Los Niners limitaron a Rodgers a 3,2 yardas por intento, la peor cifra en su carrera.

Estos 49ers han permitido 248 yardas por partido, el menor número de la liga. Lideran también la NFL en capturas con 44 y son los segundos mejores en puntos permitidos por encuentro, con 14,8.

Han lucido especialmente sólidos frente al pase. Las 136,9 yardas permitidas por partido constituyen el número más bajo que se haya registrado dentro de la liga en 37 años.