Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Jared Goff le envió un mensaje de texto a Cody Bellinger y a Joc Pederson el martes en la noche, justo después de que los Dodgers de Los Ángeles ganaron la Serie Mundial.

“Cody me contestó y dijo, ‘ahora es su turno'", recordó el quarterback de los Rams de Los Ángeles el miércoles. “Y le dije, ‘absolutamente’”.

Los Ángeles se ha convertido en una ciudad de campeones una vez más en lo que ha sido un octubre increíble y los Rams (5-2) buscan extender esa sensación ganadora hasta febrero. Han sostenido conversaciones en grupos y en el vestuario desde hace dos semanas, cuando los Lakers levantaron el trofeo de la NBA. La expectativa creció la víspera cuando los Dodgers consiguieron su propio campeonato.

“Sería muy bueno hacer la tripleta con nosotros involucrados”, dijo Goff. “Es algo de lo que definitivamente estamos conscientes, absolutamente”.

Los Rams estuvieron observando y alentando desde casa cuando los Lakers ganaron la final de la NBA en Florida, 16 días antes de que los Dodgers levantaran el trofeo de la Serie Mundial en Texas.

Así, Los Ángeles festejó dos coronaciones en una sucesión tan corta que no tiene precedente, por parte de los dos equipos más queridos del área metropolitana.

Aunque los Rams tienen más seguidores que los Chargers de Los Ángeles en el deporte más popular del país, saben que no ocupan en el corazón de la ciudad un sitio tan especial como el de los Dodgers y Los Lakers —especialmente después de que sus dueños mudaron al equipo a Anaheim y San Luis durante 36 años antes de que Stan Kroenke los llevara de regreso a casa en el 2016.