El apoyo religioso, sobre todo cristiano, ha estado obviamente cargado a la derecha en Estados Unidos desde hace décadas. Los grupos evangélicos influyen constante y directamente en la agenda republicana, eso es un hecho político. Pero hoy, aunque sigue habiendo una clara mayoría de cristianos que votarán por Donald Trump, hay un creciente número de evangélicos que se están decantando por Biden.

Hace cuatro años muchos evangélicos tuvieron una dicotomía: su candidato, Trump, no era precisamente el mejor ejemplo de moral cristiana, y lo sabían; pero por otro lado no podían dejar de apoyar a quien les prometía, como cualquier republicano, impulsar iniciativas del que se ha ido convirtiendo en el tema más importante y con más peso político para ellos: el aborto. Al final esa fue la justificación para quienes eran cuestionados por apoyar a un personaje de la calaña de Trump: “es que si no votamos por él, los demócratas perpetuarán los abortos y eso es peor que cualquier problema de personalidad que pueda tener Trump, por lo tanto, lo disculpamos, le damos una oportunidad”.

Pero hoy, cuatro años después, más de 1,600 líderes religiosos han mostrado su apoyo público hacia el demócrata (y católico, por cierto) Joe Biden, un récord en la historia moderna de Estados Unidos, según “Vote Common Good”, un grupo cristiano. Otra organización, “Pro-Life Evangelicals for Biden”, ha motivado a la reflexión a muchos conservadores en torno al voto uni-temático: “como evangélicos pro-vida, estamos en desacuerdo con Joe Biden (…) en el tema del aborto, pero creemos que el compromiso bíblico con la santidad de la vida humana, nos obliga a tener una ética consistente que afirma lo sagrado de la vida humana desde el principio hasta el final”.

APUNTE SPIRITUALIS. Es decir, para ellos, en la balanza, la salud de millones, el cambio climático (que puede matar a cientos de millones), el racismo, entre otros temas, también son importantes e inclinarán su voto en contra de Donald Trump.