Hablemos de la marihuana, recientemente el Senado de la República amplió las facultades para el uso lúdico de la cannabis sativa, un hecho que resulta sin precedentes para México, pero también que carece de un serio tinglado regulatorio armonizado desde el ámbito federal hasta lo local. Aprovechando que en esta semana me reuní con tres importantes políticos de Nuevo León, de dos diferentes partidos políticos pero de tres formas diferentes de abordar el mismo tema, conversamos sobre este punto.

En México el uso de la marihuana data desde la llegada de Cristóbal Colón y es Hernán Cortés quien importó las primeras plantas de cannabis sativa con fines comerciales, aunque llegaron de España según consignan los hechos de la época habrían provenido de Asia. Ya una vez florecido este producto en la Nueva España, jamás abandonaría la cultura de tierras mexicanas. Sin embargo, sería hasta el México independista cuando se empezó a originar la estigmatización social hacia las personas que consumían el producto de forma lúdica.

Conversando con una de las personas más ricas de México y cuadro distinguido del Partido Acción Nacional (PAN) Mauricio Fernández Garza, en un encuentro que duró más de una hora en los estudios de POSTA, fue la primera pregunta que le hice fue para conocer su opinión porque Mauricio cuando fue candidato a gobernador de Nuevo León reconoció en un encuentro universitario que él había consumido marihuana, declaraciones que escandalizaron a la opinión pública; ahora con 70 años el visionario promotor cultural centró su respuesta sobre la libertad de decisión de la persona.

Posteriormente, platicando con Samuel García, un importante activo de Movimiento Ciudadano, me dijo que lamentó no estar en la sesión del Senado de la República porque ya había solicitado permiso como senador para –ahora- ser precandidato a gobernador de Nuevo León; sin embargo, me explicó que hubiera votado en abstención sobre la iniciativa por excederse, incluyendo que centralizaba más sobre el Ejecutivo Federal las determinaciones a las que llamó Samuel “en la creación del IMSS de la marihuana”.

Finalicé la semana reuniéndome una vez más con Víctor Fuentes, senador del PAN Nuevo León, quién entre bromas y una que otra carcajada de ambos entró con talante serio para darme su respuesta con su postura a favor de la autorización votada en el Senado de la República, puntualizando las tareas pendientes sobre las condiciones del Estado-País. Xóchitl Gálvez, Raúl Paz, así como el mismo Víctor fueron los tres senadores que votaron a favor con lo que tumbaron cien años de la primera legislación prohibicionista del uso lúdico de la marihuana.

Quedan tres cruciales preguntas:

1. ¿Cómo garantizará el Estado la seguridad de la cadena productiva del cannabis sativa hasta el consumidor final?

2. ¿Qué uso le dará la autoridad hacendaria a la tributación generada por el cannabis?

3. ¿Habrá socialización regional y diferenciada de los usuarios lúdicos de la marihuana?

Esta última pregunta sobretodo pienso en los indígenas que por tradición la usan, al final hablemos de la marihuana. ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com