La modernidad vino acompañada del descuido en la educación de las nuevas generaciones, entendida no sólo en los niveles académicos que se pueden alcanzar sino en una pérdida de los valores y el respeto social e individual.

De una manera muy cómoda la formación moral comenzó a ser responsabilidad de los docentes, dando como resultado una crisis mundial de valores, de moral y de ética.

Si nos ponemos a analizar lo que estamos viviendo podemos decir que los 18 años que faltó el civismo en las aulas corrompieron a la sociedad en la que ahora estamos viviendo.

Sin embargo no le podemos echar la culpa a las escuelas porque dentro de casa está haciendo falta que los padres estén atentos en la educación de sus hijos.

En casa probablemente tienes al próximo alcalde, gobernador, senador, doctor, arquitecto, constructor, y en ti está que ese hijo, esa hija, sea un real ciudadano de este país.

No dejes la educación de tus hijos en manos de medios con falta de valores, estoy segura que ellos son el futuro de México.

Twitter: @claravillarreal
contacto@claravillarreal.com