Estamos a pocos días de terminar el año más difícil del siglo. Con retos en lo económico, lo político, lo laboral, lo familiar y especialmente en la salud. La pandemia ha puesto nuestra vida de cabeza y, si somos sensatos, nuestras prioridades.

En otras navidades estaríamos preocupados por hacer las compras a tiempo, conseguir los regalos idóneos para nuestros amigos y familiares, mandar las tarjetas de felicitación a colegas y clientes con quienes queremos tener una buena relación. Pero ahora lo principal es mantenernos sanos. Caer enfermos es un riesgo que no vale la pena tomar, ni siquiera en Navidad.

Aún no tenemos la capacidad de comprender la dimensión de lo que está sucediendo; no entendemos bien a qué se debe y dado que aún estamos atravesando la crisis, es muy difícil analizar cómo la hemos manejado. Hacia el futuro, las consecuencias siguen inciertas… Por ahora, lo más importante es dejar que la pandemia siga su curso. Con todas las olas que vaya a tener, hasta que se acabe, se instale, o todos estemos vacunados. En el entretanto, nos queda resguardarnos y adaptar nuestras rutinas a fin de no contagiarnos y así frenar la propagación del virus.

Esta Navidad nuestra perspectiva cambia. La manera de expresar amor, empatía y cuidado hacia nuestros seres queridos es mantenernos sanos. Solo así podremos librar la batalla contra el COVID-19. Hay que empezar por uno mismo, si nos cuidamos, estamos cuidando a los demás. Es el mejor regalo que podemos hacer a quienes amamos. Pongamos de nuestra parte para procurar que todos tengan salud, y si podemos también, comida y abrigo.

Cuidar nuestra salud también implica mantener una actitud mental serena y de paz. Transmitir tranquilidad es muy importante. Evitemos propagar noticias falsas, rumores o información que no esté confirmada y que solo nos altere. Si queremos compartir cosas por redes, ¿por qué no enviar algo chusco? Las fotos que nos hagan reír, memes que nos lleven a pasar un buen rato, escenas gratas, y todo lo que nos haga vibrar alto. Sentirnos bien, es salud.

Espero que podamos cultivar la empatía y el amor, y que colmemos de abrazos y caricias a quienes estén cerca de nosotros. Son mis sinceros deseos para esta temporada.

Con cariño,
Clara Villarreal

Twitter: @claravillarreal
contacto@claravillarreal.com