El que habita en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Salmo 2:4

¿Alguna vez has pensado en Dios riéndose en los cielos? En este momento, Dios está en el trono. El no esta enojado Él no está preocupado por la economía. Él no está molesto contigo y conmigo. Dios está lleno de alegría y de risa en el trono. Continúa diciéndonos en el Salmo 37 que se está riendo porque "puede ver venir la destrucción del enemigo". En otras palabras, la razón por la que Dios se ríe es porque conoce el final de la historia. Él sabe el resultado final. La buena noticia es que tú y yo ganamos. Dios siempre nos hace triunfar!

Imagina ver la final del torneo cuando ya conoces el resultado. Ya sabes quién va a ganar. No importa lo lejos que esté el equipo ganador, no importa lo mal que se vean, no te molestarás. No estarías preocupado. ¿Por qué? Tienes información privilegiada. Ya sabes el resultado final. Eso es lo que Dios nos está diciendo hoy. Cuando se pone difícil y las cosas no parecen que vayan a funcionar, sabemos que con Dios, ¡estamos en el equipo ganador! ¡Hoy, puedes reírte con Él sabiendo que Él tiene favor, fortaleza y victoria en tu futuro!