El candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos Joe Biden va ganándole a Donald Trump en la mayoría de las encuestas. Pero los estrategas republicanos refutan la idea asegurando que las predicciones fallaron en 2016 y que lo harán de nuevo. ¿Estamos realmente ante un mismo escenario?

Uno de los principales problemas con las predicciones electorales norteamericanas es que suelen basarse en el voto popular nacional, mismo que Hillary Clinton efectivamente ganó en 2016 (solo con 2 puntos menos que lo dicho por las encuestas), por lo que en realidad, en ese sentido, no se equivocaron. Lo importante es observar a los estados clave, que son los que deciden la elección, misma que ganó Trump hace cuatro años por el colegio electoral, y eso fue lo que no predijeron.

Pero ahora, los analistas que pronostican el triunfo de Biden sostienen que aún con los márgenes de error de 2016, el demócrata saldría victorioso, al menos hasta hoy. Por ejemplo, Pensilvania: ahí Clinton tenía una ventaja en las encuestas de 3 puntos, pero perdió por 0.7 (un error de 2.3); hoy Biden tiene un promedio de 6.2 puntos de ventaja, si le restamos esos 2.3, se mantendría casi 4 puntos arriba y ganaría uno de los estados más importantes para esta elección. Si hablamos de Florida: en 2016 las encuestas le daban 0.2 puntos a Trump de ventaja, un empate técnico, ganando al final con 1.2; pero hoy Biden tiene 7.2 puntos, una ventaja muy considerable, que aún tomando en cuenta ese punto de diferencia, Biden estaría ganando con mucha comodidad uno de los estados esenciales, (hay que decir que esa diferencia está reduciéndose en las encuestas más actuales). En Michigan, Biden tiene hoy 8 puntos de ventaja, contra los 3.4 de Clinton que Trump ganó por solo 0.3, etcétera. Son algunos ejemplos.

APUNTE SPIRITUALIS. Esto explicaría las diferencias en términos de encuestas entre 2016 y 2020 y le daría el triunfo a Biden. Falta ver si mantiene esta ventaja en las próximas semanas y si resiste los embates republicanos.