Se cumplió el protocolo del Segundo Informe del Gobierno Federal, no hubo mucho que decir, la Pandemia del Covid19 va dejando un saldo negativo en el crecimiento de México, como lo está haciendo en todas las economías del mundo, excepto China.

Comparar con China resulta aberrante, considerando que el salario mínimo se ubica allá en más de 360 dólares mensuales, mientras que en México promedia los 191 dólares. Basta el comparativo del precio de una casa de interés social, para saber la magnitud de la diferencia, en China cuesta algo si como 7,500 dólares, mientras que en México está por encima de los 16,000 dólares. Espero que esto deje en claro el mayor indicador del PIB.

Pero volvamos al informe, las redes sociales siguen sin entender el protocolo de Honores al Presidente, la razón es muy sencilla, hoy ven la ceremonia completa, antes solo veían lo que la televisión comercial trasmitía. No existe nada fuera de la ley que no se hiciera antes, pero las redes sociales sirven para educar y también para mostrar la ignorancia de algunos.

Fueron pocos invitados, no hubo el glamour que se acostumbraba y al parecer muchos lo extrañan, todavía no les convence el estilo, pero eso es normal, las costumbres educan mal, lo lamentable es que afecta directamente a quienes tienen más años de estudios en las aulas, pero menos años de convivencia con la realidad.

Resulta sorprendente escuchar comentarios actuales sobre funcionarios que están aprovechando su momento, justificando el despilfarro, los ingresos adicionales y la falta de empatía con la transformación de México.

¿A qué se dedica tu compadre? – ¡Trabaja en Gobierno y está paleando billetes! – Es una respuesta recurrente que desanima escuchar.

Los proyectos insignia de este Gobierno Federal no se modifican, tampoco se limitan, esta es una respuesta política al lema de la Cuarta Transformación, todo los entienden, aunque pocos la comparten, persisten las críticas al empecinamiento gubernamental, pero queda claro que en esos temas no habrá marcha atrás.

Los juicios mediáticos siguen, esa mala praxis de los gobiernos panistas, parece ser la crónica de una venganza anunciada, tendrán que seguirla sufriendo, hasta que en realidad les llegue el día del juicio final. Porque lo van a tener, de eso no cabe la menor duda, sin embargo para le reflexión queda la verdadera intención, que también es política.

Los 7 meses de inactividad del país, han resultado en cifras negativas, pero seguimos sin entender a la clase emprendedora que persiste en esperar que le llegue algo de los cielos de las finanzas gubernamentales, esta actitud solo impedirá que a futuro, sus posibilidades crezcan, pues el desánimo puede llevarlos a perder la esperanza, sudar calenturas ajenas nunca ha sido bueno para la salud.

Si la oposición está extraviada, el periodismo también, resulta preocupante leer los análisis de las grandes plumas nacionales, haciendo comparativos solo negativos, sin tomar en cuenta la transformación que se está llevando a cabo, cuando les conviene citan las cifras netas de las víctimas mortales del Covid19 y cuando no, se basan en la tasa de mortalidad por millón de habitantes, que es, según las estadísticas, la mejor manera de hacer el comparativo.

Leí a Sarmiento y no lo podía creer, lo cito: “Los verdaderos ejemplos no somos nosotros, sino países como Taiwan con 0.29 muertes por cada millón de habitantes y Corea del Sur……. -Los países que mejor han contenido la pandemia no son los que han ordenado confinamientos forzosos. -Los dos países aplicaron medidas de apoyo fiscal a empresas y personas.”

Estos son solo unos de sus extractos que muestran claramente la intención. El deporte nacional por excelencia en nuestra patria actualmente es hablar mal de México, no importa cómo.

Así el informe y así los ecos del mismo, no me queda más que hacer una recomendación a los amigos de AMLO, que le digan en forma discreta y amigable, que el halago en boca propia, es VITUPERIO.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                       ...

optimusinformativo@gmail.com