Foto: Especial
Foto: Especial
Tags:

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS.- El 2015 comenzó con el estreno de un musical en el sur de la ciudad que abordaba un tema de éxito poco probable: una biografía con sabor a hip hop de uno de los Padres Fundadores. El domingo, ese espectáculo sobre la historia de Estados Unidos hará historia por sí mismo, nuevamente.

Pese a la presencia del nuevo anfitrión James Corden y la llegada de Barbra Streisand por primera vez desde 1970, "Hamilton" de Lin-Manuel Miranda será el centro de atención en los Premios Tony en el Teatro Beacon.

El musical está nominado a un récord de 16 premios y, con algunos de sus actores compitiendo en una misma categoría, puede llevarse un máximo de 13, lo que rompería la marca de 12 Tonys que ostenta "The Producers".

La biografía de Miranda sobre el primer secretario del Tesoro estadounidense protagonizada por actores de minorías raciales se ha convertido en un fenómeno cultural, llamando la atención en Broadway como ningún otro espectáculo. Ha sido discutida en campañas presidenciales, ha influido en el debate sobre la moneda nacional y sus astros han aparecido con regularidad en programas matutinos y nocturnos de tertulia.

Se espera que los Premios Tonys sean una especie de salto victorioso para un musical que ha barrido con los más grandes honores. Miranda ya recibió este año un Premio Pulitzer, un Grammy, el Premio Edward M. Kennedy al Teatro Inspirado en la Historia Estadounidense y una beca al "genio" de la Fundación MacArthur.

"Hamilton" y las 38 nuevas producciones de este año impulsaron la asistencia a Broadway un 1,6%, a 13,3 millones. Las taquillas reportaron ingresos totales de 1.370 millones de dólares, 0,6% más que la temporada previa.

A la sombra de "Hamilton" llegaron musicales con historias inusuales a Broadway: la de una esposa y pastelera infeliz en "Waitress", la historia interna de un musical afroamericano olvidado de los años 20 en "Shuffle Along", y un espectáculo de bluegrass sobre una madre soltera en el sur en "Bright Star". Uno de los musicales más oscuros y retorcidos fue "American Psycho", con un héroe blandiendo un cuchillo bañado de sangre.