Juerguistas participan en el desfile de Halloween del Greenwich Village en Nueva York, el 31 de octubre del 2019. (AP Foto/Frank Franklin II, Archivo)
Juerguistas participan en el desfile de Halloween del Greenwich Village en Nueva York, el 31 de octubre del 2019. (AP Foto/Frank Franklin II, Archivo)
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Adultos arrojando dulces a niños en el patio frontal de sus casas. Recorridos en auto de casas embrujadas. Pequeñas fiestas en jardines en lugar de grandes aglomeraciones y desfiles. Caminos más anchos en laberintos de maíz.

Halloween, la fiesta familiar que tantos estadounidenses añoran, lucirá muy diferente en la pandemia mientras los padres y personas que proveen diversión navegan una infinidad de restricciones y preocupaciones de seguridad.

Algunos esperan esta fiesta con más ansias que nunca, pues este año cae sábado y en una noche de luna azul.

Todavía está por decidirse en muchas áreas si los niños podrán ir de puerta en puerta, o de automóvil en automóvil en algún estacionamiento, en busca de caramelos y chocolates. Los Ángeles inicialmente prohibió el clásico “truco o trato” y entonces redujo su prohibición a una recomendación.

Otros eventos han sido cancelados o alterados, desde el Half Moon Bay en California hasta el legendario Sleepy Hollow en Nueva York.

Charles Fremont vía AP
Charles Fremont vía AP

En un típico Halloween, en la Avenida Clark en Webster Groves, un suburbio de St. Louis, los vecinos salen a decorar sus casas y jardines con espeluznantes esqueletos, lápidas y calabazas y hasta 1.000 personas acuden para seguir una vieja tradición: contar un chiste para recibir un dulce.

No este año. Probablemente no haya bolsas de palomitas de maíz, tazas de chocolate ni algodón de azúcar que repartir a cambio de las risas de los residentes.

“Planeamos decorar la casa como de costumbre para que las familias puedan sentir el espíritu de Halloween en sus paseos nocturnos”, dijo Kirsten Starzer, madre de dos hijos de 11 y 15 años. “Colgaremos un letrero que diga, ‘¡Nos vemos el próximo año!’”.

Junto a la costa del Pacífico, a unos 40 kilómetros (25 millas) al sur de San Francisco, este Halloween iba a ser un hito para el Half Moon Bay Art & Pumpkin Festival. El evento de dos días, ahora cancelado, por lo general atrae hasta 300.000 personas de todas partes del mundo para ver el desfile de carrozas y bandas escolares.