ESTADOS UNIDOS.- El creador de la canción infantil “Baby Shark”, que se convirtió en un fenómeno mundial, dice que la firma ha puesto los ojos en el mercado chino, donde la melodía no logró imponerse del todo, pero con un nuevo personaje de dinosaurio.

La popular canción sobre una familia de tiburones ha sido un grito de guerra en las protestas libanesas contra el gobierno, alabada por el presidente Donald Trump al ser reproducida en la Casa Blanca, y se ha convertido en el himno no oficial de los campeones de la Serie Mundial de Béisbol, Washington Nationals. También generó parodias y se transformó en una moda de baile.

El cofundador y director financiero de la editorial surcoreana detrás de la canción viral, el quinto video más visto de todos los tiempos en YouTube, dijo que apunta a China y además quiere asegurarse que la canción no termine siendo un “one-hit wonder”.

“¿Quién hubiera pensado que los tiburones podrían llegar a ser tan populares?” dijo a Reuters Ryan Lee, de SmartStudy, en una entrevista. “En todo el mundo hay niños a quienes les gustan los dinosaurios, pero no hay una marca asociada a ellos”.

La canción Baby Shark, que ha tenido 3.900 millones de visitas en YouTube, está bajo copyright de SmartStudy, una compañía surcoreana que está planeando su OPI.

Lee dijo que la compañía ve la canción de Baby Shark como “contenido perdurable”. Incluso planea una serie animada de TV con la temática de Baby Shark en la cadena Nickelodeon.