Foto: Cadena SER
Foto: Cadena SER
Tags:

FRANCIA.- Pasaba de la una y media de la madrugada cuando Rafa Nadal celebraba su clasificación para las semifinales. El tenista manacorí se imponía a un gran Jannik Sinner en tres sets por 7-6, 6-4 y 6-1 después de un fantástico partido que ponía el colofón a una maratoniana y apasionante jornada en Roland Garros.

Ha llegado el futuro a Roland Garros en 2020 con la instalación de la cubierta que cubre la pista y las luces, pero el doce veces campeón parece no inmutarse por nada. Arrancó su partido a las 22:30 horas, una situación nueva que añadir a la edición de este año y no tuvo problema alguno para sacar su mejor tenis en los muchos momentos en los que lo necesitó para tumbar al joven Sinner, de 19 años y que ha terminado de presentarse en sociedad.

Se encontró con la primera gran piedra en el camino Nadal y respondió a la altura de su leyenda en París y en la Philippe Chatrier. Se planta en semifinales sin ceder un solo set y después de sacar adelante un partido durísimo ante Jannik Sinner, que tan solo solo titubeó un par de veces. Sin embargo, la primera de ellas fue clave en el devenir del encuentro.

Un primer set decisivo

Mandaba Sinner en el primer parcial, gobernaba desde un revés demoledor y servía con 6-5 para llevarse el primer set y terminar de asustar al número dos del mundo, pero las prisas y la inexperiencia le jugaron una pasada. Quiso cerrar el set sin pensar, lo más rápido posible y Nadal le demostró que el tenis, en los momentos calientes, va de otra cosa.

El de Manacor tiró de veteranía en ese instante, subió su nivel como lleva haciendo toda su carrera en el momento clave y llevó el desenlace de ese primer parcial hasta el desempate. Y fue mejor ahí que su rival para llevarse ese primer set en una hora larga y dejar claro que el Rey no está dispuesto a abdicar todavía. El que quiera su corona tendrá que sudarla mucho.

No fue tampoco sencillo el segundo set porque Sinner no tenía previsto rendirse tan pronto. El italiano volvió a situarse con un break por delante, pero el mejor Nadal ya estaba volando sobre la Philippe Chatrier y sigue sin haber antídoto contra eso. Volvió a reaccionar y esta vez lo hizo a lo grande, sin necesidad de tie break. Lo cerró por 6-4, finiquitó el set y prácticamente el partido, porque esta vez sí, Sinner enseñó una especie de bandera blanca en señal de rendición.

El tercero solo sirvió para ver a Rafa volar por la pista, para terminar de coger sus mejores sensaciones del torneo y seguir preparándose para lo que viene. Ya está Nadal en su trigésimo cuarta semifinal de Grand Slam y a dos partidos de igualar el récord de grandes (20) de Roger Federer. La suma de victorias en Roland Garros ya está en 98 y su mito no deja de crecer y crecer en París.

'El peque' Schwartzman, rival en semifinales

Sin embargo, para levantar su décimo tercera Copa de los Mosqueteros queda mucho trabajo. En semifinales -el viernes- se las tendrá que ver con Diego Schwartzman, verdugo de Dominic Thiem, otro de los grandes favoritos y actual campeón del US Open. Ambos han protagonizado este martes el mejor partido de lo que va de torneo y han regalado una exhibición monumental a los 1.000 espectadores presentes en la Central de Roland Garros.

Ha ganado 'el peque', el jugador que ya tumbó a Nadal en Roma recientemente, pero lo hizo tras superar al austríaco en una batalla de más de cinco horas y resuelta por pequeños detalles por 7-6, 6-7, 5-7, 7-6 y 6-2. Español y argentino jugarán la primera semifinal del torneo.

En la segunda intentará estar Pablo Carreño, que buscará el milagro ante Novak Djokovic este miércoles (último turno, a eso de las 20:00 horas). El último partido de cuartos de final lo disputarán el griego Stefanos Tsitsipas y el ruso Andrey Rublev.